TU BUSCADOR DE COMPRAS ONLINE. CIENTOS DE ARTÍCULOS DE PRODUCTOS, FACIL, INFORMATE ANTES DE COMPRAR. SOLO LAS MEJORES OFERTAS.

cdl-centro.es


Tu buscador de compras online

Busca en nuestros artículos:

Internet es una buena herramienta para usar como comparador de servicios

21 febrero, 2016
Internet es una buena herramienta para usar como comparador de servicios

Hoy os quiero hablar de mi experiencia usando Internet para buscar un apartamento tutelado. Hace poco me sentía un poco sola en mi casa y creí que la mejor opción, estando como estoy bien de salud, era irme a vivir a un apartamento independiente pero tutelado con gente de mi edad cerca. Y me decanté por la opción de la empresa Sanvital, pero para llegar a esta decisión tuve que hacer una gran recopilación de documentación.

Y es como os decía, me encontraba muy sola en casa. Con 68 años que tengo, mi marido ya había fallecido y mis hijos vivían cada uno en sus casas con sus parejas y sus hijos. Yo me encuentro bien de salud y no soy para nada una señora mayor, por así decirlo, estoy muy adaptada a los nuevos tiempos e incluso como veis me manejo bastante bien con las nuevas tecnologías.

Pero es cierto que no me sentiría a gusto yéndome a vivir con mis hijos, haciéndoles perder su intimidad o cambiando su modo de vida para hacerme sitio, y tampoco me veo como para irse a una residencia de ancianos todavía. Aunque en casa no quería estar, porque se me caía el mundo encima. Yo todavía tengo muchas inquietudes y echar la tarde viendo ‘Sálvame’ sentada en el sofá no es una de ella. Ni tampoco lo es ir por ejemplo a jugar una partida de cartas a un hogar del pensionista.

Y así, hablando con algunas personas de mi entorno, me enteré de que muchas empresas que gestionan residencias de ancianos también se hacen cargo de pisos tutelados donde gente de mi edad vive de manera totalmente independiente pero cuenta con una buena lista de servicios.

Estos apartamentos para mayores en Madrid que yo escogí ofrecen la intimidad y el calor de un hogar con una atención personalizada y cercana. Están pensados para el desarrollo de una vida con total independencia y a la vez disfrutando junto al resto de residentes de las instalaciones y actividades. Ofrecen un ambiente cálido y humano, con la tranquilidad de disponer de un sistema de teleasistencia y supervisión médica en todo momento por parte de su equipo de profesionales.

Es como estar en casa pero con muchísimos más servicios y en compañía de gente si bajas a las actividades que comparten unos intereses similares y les apetece hablar de cosas parecidas a las tuyas. No quiero llevar a nadie a engaño, pero realmente no es la misma conversación la que puedes mantener con una persona de 70 años que la que tienes con tu nieto de 15, aunque suene políticamente incorrecto decirlo. Aquí me siento muy a gusto, más en mi hábitat.

Internet, un buen aliado

shutterstock_283668059reducida

Pues bien, de lo que os quería hablar es de que yo llegué a estos apartamentos gracias a internet. De hecho, yo ni siquiera soy de Madrid, sino de Ávila. Y las características que buscaba en mi futuro lugar de residencia eran tan especiales que no podía estar viajando por toda España para visitar los pisos. Así que usé la red como una herramienta comparada. Visité muchísimas webs de pisos tutelados hasta dar con estos, que eran los que más me convenían por el tamaño del piso, su accesibilidad, por la posibilidad de llevarme también mis muebles (no quería separarme de mi cama porque descanso muy bien en ella ni tampoco de mi sillón de lectura). Y por supuesto, debía informarme también del precio de los apartamentos.

Para la gente de mi edad, la red es una gran manera de hacer este tipo de comparaciones sin andar moviéndonos fuera de casa y sirve también para muchas otras cosas, como leer la prensa, hacer la compra online y que nos la traigan al apartamento e incluso hacer amigos.

Debemos perderle el miedo a las nuevas tecnologías o pensar que solamente son cosas de jóvenes para disfrutar nosotros de todas las ventajas que nos ofrecen y la mucha ayuda que nos pueden prestar a las personas que estamos solas.